Manual para una alimentación saludable durante el confinamiento por la COVID-19 | Martin Villa: Innovación Dental en León
alimentación durante la COVID-19

Manual para una alimentación saludable durante el confinamiento por la COVID-19

Debido a la propagación de la COVID-19, desde hace más de un mes, mantenemos el confinamiento en casa. A lo largo de este tiempo, y en el que todavía nos queda por delante, algunos de nuestros hábitos diarios se han visto modificados. Entre ellos, los relacionados con la alimentación. Desayunamos, almorzamos, merendamos y cenamos en casa, todos los días, por lo que es importante que pensemos y elaboremos más menús diarios. Asimismo, la cuarentena reduce, por lo general, la actividad física y, por lo tanto, el gasto calórico. Por ello, no solo debemos medir las cantidades, sino el valor nutricional de los alimentos que consumimos, optando, en todo caso, por una dieta que aporte todos los nutrientes, las vitaminas y los minerales necesarios para el día a día.

En nuestra clínica dental en León, también somos expertos en planes de nutrición y alimentación. De esta manera, en este artículo, te acercamos algunas de las claves que debes tener en cuenta durante el confinamiento. ¿Recuerdas la frase “mens sana in corpore sano”? Hoy, tiene más sentido que nunca.

¿Qué alimentos deberíamos evitar durante el confinamiento?

Durante la cuarentena, debemos tener un cuidado especial con el consumo de alimentos ultraprocesados y precocinados, así como con la bollería industrial, los refrescos azucarados y todos aquellos que contengan grandes cantidades de grasa y azúcar. Es decir, es conveniente no abusar de los productos que aportan calorías vacías.

Asimismo, teniendo en cuenta que el gasto calórico se ve reducido, es importante que, de la misma manera, reduzcamos el consumo de hidratos de carbono. Una buena opción es, por ejemplo, sustituirlos por otros, como las legumbres, cuyo aporte nutricional es más beneficioso para el organismo.

Por otro lado, es aconsejable priorizar, siempre que sea posible, el consumo de frutas enteras, en detrimento de los zumos y los licuados, tanto industriales como caseros. Cuando licuamos una fruta, esta pierde su aporte de fibra y, además, sus azúcares pasan a ser de absorción rápida. Esta situación puede suponer picos de glucosa en la sangre, haciéndonos sentir una sensación de hambre de forma casi inmediata.

Las bebidas alcohólicas, por su parte, pueden afectar negativamente al sistema inmune, por lo que se recomienda no tomarlas en exceso. Para mantenernos hidratados, el agua es siempre la mejor opción. Asimismo, es preferible apostar por las infusiones antes que por el café. Las bebidas estimulantes, junto con el nerviosismo o la ansiedad de estos días, pueden repercutir sobre la calidad del sueño.

¿Qué productos podemos incluir en nuestra dieta?

Ante la situación que vivimos, es importante que, primeramente, nos organicemos bien a la hora de ir a la compra. Por ello, para evitar tener en casa algunos de estos productos, es aconsejable comprar tan solo aquello que sea necesario y ceñirnos a la lista que previamente hagamos antes de salir de casa.

  • Potencia el consumo de frutas y verduras, a ser posible, frescas y de temporada.
  • Descubre todas las posibilidades que nos ofrecen las legumbres, ya que son un alimento muy completo en cuanto a proteínas, vitaminas, minerales y fibra.
  • Se deben priorizar los frutos secos y las semillas sin sal, crudos o tostados.
  • Si compras cereales, pasta y/o arroz, opta por aquellos que sean integrales.
  • La carne, fresca y magra, evitando los productos procesados, los embutidos y los fiambres.
  • El pescado es una fuente muy rica de minerales, como el zinc o el fósforo, y de vitaminas A, B12 y de ácido fólico.
  • Opta por la leche y los productos lácteos bajos en grasas.
  • El aceite, que sea siempre de oliva.

¿Qué alimentación podemos seguir entre horas?

Cuando el hambre llama a nuestra puerta, muchas veces no pensamos detenidamente en los alimentos que consumimos, sino que optamos por calmarla con lo primero que tenemos a mano. En todo caso, es importante que no gestionemos nuestras emociones, como el aburrimiento, la ansiedad o la tristeza, mediante la comida.

Sin embargo, si sientes hambre de verdad, puedes, por ejemplo, decidirte por una de estas opciones:

  • Una fruta fresca.
  • Un puñado de frutos secos o de semillas.
  • Un lácteo sin azúcar.
  • Unos crudités de zanahoria o de cualquier otra verdura.
  • Una pequeña ración de cereales integrales.

 

Aunque estemos en casa, no olvides que, además de seguir una dieta sana y equilibrada, también es conveniente mantener unos horarios y unas rutinas fijas. Asimismo, es importante que nos movamos y que nos ejercitemos, aunque sean unos minutos cada día.

Si tienes alguna duda con respecto a la alimentación durante la cuarentena, en Martín Villa Innovación Dental estaremos encantados de poder ayudarte. ¡Mucho ánimo para todos!

Autor:

Gestion

Sin comentarios

Comentarios cerrados.