Personas mayores y salud oral

La edad trae sabiduría, pero, por desgracia, en ocasiones, también conlleva algunos problemas de salud. Y, de entre ellos, la salud oral es uno de los que más deberían preocupar a todos los sabios y sabias que han llegado a una edad avanzada.

Las estadísticas son claras: alrededor del 75 % de los adultos de 60 años o más solo conservan una parte de sus dientes naturales. Las causas que llevan a esta situación pueden ser diversas. Desde piezas cariadas, traumatismos en diferentes momentos de la vida, pasando por la tan común como destructiva periodontitis.

Las consecuencias también son muchas: problemas con el habla y la masticación, autoestima dañada, mayor movilidad y fragilidad dental, peores digestiones, disminución del hueso allí donde no quedan piezas… y eso sin contar con otras patologías que pueden derivarse de una mala salud oral, como enfermedades coronarias, o diabetes.

¡No queremos que nada de ello te ocurra! Por eso, desde nuestra clínica dental en León, te damos las principales claves sobre los 3 problemas de salud bucodental más habituales en la tercera edad.

La periodontitis

La enfermedad periodontal, muy común a partir de los 65 años, se produce cuando los tejidos gingivales y los que rodean y dan soporte al diente se ven afectados por la acumulación de placa. La gingivitis es la primera etapa por la que pasa esta enfermedad y puede reconocerse por:

  • La inflamación y el enrojecimiento de las encías.
  • El sangrado gingival al masticar algunos alimentos y, especialmente, durante el cepillado.

Es fundamental acudir a tu dentista en León si detectas estos síntomas. La gingivitis, si se trata de manera precoz y adecuada, es una patología reversible. Sin embargo, si esta evoluciona, puede convertirse en periodontitis, creando las conocidas como bolsas periodontales. Esto es, acumulaciones de placa bacteriana y sarro que afectan a la raíz del diente, provocando, en ciertas ocasiones, la caída de este.

Además, el deterioro del hueso puede llegar a dificultar o imposibilitar la colocación de implantes dentales, uno de los tratamientos más eficaces y seguros para reemplazar las piezas perdidas.

Dientes sensibles

Es posible que, en algún momento de nuestras vidas, todos hayamos sentido esa desagradable sensación de hormigueo en los dientes al beber un vaso de agua fría. Para algunas personas es incluso peor: un pinchazo sordo e incapacitante, que convierte en una odisea algo tan sencillo como morder un helado o sorber un café caliente.

Se trata de la sensibilidad dental, una patología en la que están implicados varios factores y que puede ser fruto de la caries, la periodontitis, y/o del desgaste del esmalte dental con el paso de los años.

Un cepillado adecuado y el uso de una pasta dental para dientes sensibles puede apaciguar gradualmente esa sensibilidad y ayudarnos a recuperar, poco a poco, el placer de poder morder sin sentir dolor alguno. Tu dentista en León podrá aconsejarte en función de tu caso particular.

La sequedad bucal

Cuando se alcanza la edad adulta, por lo general, se acostumbra a aumentar la ingesta de medicamentos para tratar los diferentes problemas médicos que surgen. Sin embargo, un efecto secundario habitual de estos es la reducción de la producción de saliva, que lleva a una mayor sequedad bucal.

Esta situación, que a primera vista no parece tan importante, tiene consecuencias inesperadas. La boca es un pequeño ecosistema, en el que conviven miles de bacterias diferentes, muchas benignas. Otras, no tanto. Una alteración en este puede desequilibrar la proporción de bacterias “buenas” y “malas”, y eso es lo que ocurre con la sequedad bucal: que las malas ganan terreno.

Por eso, asociadas a la sequedad bucal, encontramos a menudo caries tanto dental como radicular.

Consejos de salud oral para personas mayores

Hay que conservar cada diente natural como un tesoro, además de reemplazar aquellos que se hayan perdido lo antes posible. Es la mejor receta para una salud bucodental de hierro que mejorará la salud general de todo el organismo.

Por eso, es imprescindible acudir a tu clínica dental en León de forma regular, para controlar el estado de la dentición, ponerle freno a cualquier patología y sustituir las piezas perdidas por implantes o prótesis dentales.

Pero, además, en clave preventiva, te recomendamos seguir estos consejos (¡y no sólo en la tercera edad!):

  • El cepillado dos veces al día es sagrado. Conviene utilizar un dentífrico con flúor o una para dientes sensibles, si es el caso. Tu dentista en León te recomendará la más adecuada.
  • Después de cepillarte los dientes, usa hilo dental, cepillos interproximales o un irrigador bucal. La limpieza interdental garantiza la salud de las encías y los dientes.
  • Procura controlar el consumo de azúcar en dulces y refrescos.
  • El tabaco es uno de los peores enemigos de la cavidad oral. Nunca es demasiado tarde para dejarlo. ¡Tu salud bucodental te lo agradecerá!

No olvides que nuestro equipo de profesionales está a tu disposición no sólo para revisar el estado de tus dientes y encías, sino para ayudarte ante cualquier urgencia o preocupación. ¡Pídenos cita!

Autor:

Gestion

Gestion

Sin comentarios

Comentarios cerrados.